El "Caso Dominicana" - Parte IV - ¿Por qué debe haber una sanción a los equipos?

Caso Dominicana - Parte IV - ¿Por qué debe haber sanción a los equipos y no dejarlo sólo en sanciones personales?

Caso Dominicana - Parte IV - Por qué debe haber sanción a los equipos?
Interesante haber leído (y seguir leyendo) información proveniente de los periódicos dominicanos respecto al caso de sanción al Handball de ese país, que incluye la suspensión de tres años para participar en todas las competencias panamericanas.


De esas informaciones, provenientes de fuentes citadas como "del Comité Olímpico Dominicano" se puede "olfatear" la intención de obtener de la Federación Panamericana de Handball (PATHF) una modificación al fallo para que quede sólo en sanciones "personales", permitiendo que los equipos dominicanos puedan competir, por ejemplo en los venideros Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Trataremos un poco este tema, invitándolos antes a leer también los artículos de la serie que estamos publicando sobre este tema:

              Leer también: La durísima sanción a la República Dominicana

              Leer también: El "Caso Dominicana" - Parte I - El Tribunal de Ética y Disciplina

              Leer tambíen: El "Caso Dominicana" - Parte II - La sanción y los sancionados 

              Leer tambíen: El "Caso Dominicana" - Parte III - Apelación y búsqueda de solución política

¿Por qué debe haber sanción a los equipos y no quedar sólo en sanciones personales?

Saliendo un poco del tema, luego verán que viene a cuento, recuerdo un viejo razonamiento de la Comisión de Reglas y Arbitraje de la IHF al ser consultada sobre un tema que en esta parte del mundo (yo diría que todos los países de habla hispana) habíamos entendido mal:

Si al iniciar el segundo período (o luego de un tiempo muerto de equipo) un equipo ponía dentro del campo a un octavo jugador o a uno que todavía estaba cumpliendo su tiempo de exclusión, todos decíamos: "Error del árbitro al permitir iniciar con uno más. No hay sanción al equipo".

La IHF corrigió: Sí, dijo en aquel momento, error del árbitro al iniciar con uno más. Pero el culpable es el equipo, porque el árbitro no fue el que envió al jugador dentro del campo. Entonces, DEBE haber sanción al equipo, dando una exclusión para que juegue durante dos minutos con uno menos". Si continuáramos el razonamiento, podríamos concluir que NO se puede actuar de  manera diferente: "Si las reglas concluyeran en que no se sanciona al equipo, cualquier entrenador que se crea listo se sentirá tentado a incluir siempre un jugador adicional en esos casos. La culpa será siempre del árbitro y nunca habrá sanción al equipo. No tendría nada que perder al intentarlo!!".

Hay muchísimas similitudes entre este caso reglamentario y el de la sanción a la Federación de Balonmano de República Dominicana: Si el fallo del Tribunal de Ética y Disciplina de la Federación Panamericana de Handball dejase la sanción sólo en las jugadoras y en un dirigente, no habría sanción real. Las jugadoras no tenían edad para jugar. Si la suspenden, a quien le importa. Si no iban a poder jugar!!
El handball de un país que cometió un hecho vergonzoso saldría sin ningún tipo de sanción real!
Y eso es algo que no se puede permitir!!
Un fallo en sentido diferente al dado sería una "invitación" para que otros países pudieran intentar la misma acción en un futuro!!

El fallo debe imponer sanciones al equipo, en este caso prohibiendo que los seleccionados de la Federación Dominicana, que fue la que envió a los jugadoras dentro del campo sabiendo que no podían hacerlo, disputen competencias en el continente. No hay otra opción (Recordemos que, de acuerdo al fallo del Tribunal, está debidamente comprobada la participación de la Federación Nacional en los hechos, contando con declaraciones de una jugadora para confirmarlo).

El Comité Olímpico Dominicano puede estar actuando en base a una falla en las comunicaciones (parece entender que el fallo no es definitivo), puede estar tratando de minimizar la situación para el "mercado interno", o puede estar tratando de obtener una "solución política" dejando la sanción sólo en dos jugadoras y un directivo. Todo ello, es entendible. Pero lo cierto es que NO se observa en la prensa dominicana ni en el Comité Olimpico Dominicano declaraciones públicas REPUDIANDO la acción de la Federación Dominicana de Balonmano. Para ellos, parece ser sólo una cuestión a tratar políticamente tras un fallo que "perjudica a los atletas que no pueden jugar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe".

No hacen ninguna mención a la falta de prueba de los hechos, lo que quiere decir que dan por cierto que esto sea real. Solo quieren salir sin sanciónolvidando que aquí se ha perjudicado a otros equipos tras incluir jugadoras que sobrepasaban hasta en CINCO años la edad límite de una competencia juvenil!

También, hay una absoluta falta de reacción en la Federación Dominicana de Balonmano, que ni siquiera niega los hechos: Silencio absoluto de su parte, avalando todo lo dicho por la Federación Panamericana de Handball. ¿Se puede pretender que el hecho quede sin sanción real?

El ejemplo, ya lo hemos mencionado en una nota anterior, es el de la sanción a "los cachirules mexicanos": Cuando en 1988 jugaron un clasificatorio al mundial sub-20 de fútbol con al  menos cuatro jugadores pasados de edad, la sanción al fútbol mexicano fue durísima, quedando fuera del Mundial de Italia '90 y de los Juegos Olímpicos 1988 porque en aquella ocasión, al igual que en esta, se encontró que la Federación Nacional estuvo implicada en los hechos.

El Comité Olímpico Dominicano no tiene obligación de conocer las reglamentaciones de la Federación Panamericana de Handball y, por ello, o quizás por una falla en las comunicaciones que menciono precedentemente, parece no entender que el fallo del Tribunal de Ética y Disciplina no está sujeto a aprobación del Comité Ejecutivo de la PATHF. 
El Tribunal es autónomo e independiente y allí está el gran mérito de la gestión de Mario Moccia (Presidente de la PATHF) al crearlo (LINK). 

La siguiente instancia es el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) al que, al menos por el momento, el handball dominicano parece no estar dispuesto a concurrir.