Foro     Foro     Campeonato Panamericano de Clubes 2017

Fallo (Resumen) del Tribunal de Etica y Disciplina de laPATHF sobre caso DOM - Revelaciones | Mundo Handball, todo sobre el balonmano panamericano y mundial


Fallo Tribunal Etica y Disciplina PATHF sobre caso DOM | Mundo Handball
Habrás notado que el texto del fallo del Tribunal de Ética y Disciplina que aplicó duras sanciones al handball de la República Dominicana no ha sido publicado. Es más, pareciera ser que las Federaciones Nacionales tampoco han recibido una copia del mismo.

Curiosamente, las Federaciones Nacionales deberán votar en el congreso de la PATHF por la anulación, ratificación o modificación de una resolución que ¿no han leído?

A continuación, un muy completo resumen de la Resolución del Tribunal, conteniendo lo más destacado de las investigaciones realizadas, con claras indicaciones que nos permiten ver la magnitud del fraude, todo lo que aún resta por investigar y, lo más interesante, los motivos por los cuáles no se puede sancionar sólo a un directivo.

El texto original es el que se indica en idioma inglés. Al pie del texto en inglés, encontrarás una rápida traducción del documento, realizada para Mundo Handball, al idioma español (cualquier duda / pequeña divergencia, consultar la versión inglesa)




English version



PATHF TRIBUNAL FOR DISCIPLINARY AND ETHICS MATTER
- The case against the Dominican Federation -
(This is only an informal summary and not a translation of the complete ‘Resolucion’ of the Tribunal)

The case was based on a formal complaint filed by the Uruguay Handball Federation in October 2013, accusing the Dominican Federation of having used two specific players in the PanAmerican Youth Championship in 2010, an event where the players had to be born in 1992 or later.  

It appears that there were suspicions at the time that several players on the Dominican team might be too old, as they were recognized as having participated on Dominican teams several years earlier.  However, as is typically the case in matters of suspected age fraud, evidence is difficult to find, as there is normally no basis for questioning the information in a national passport which has been submitted.

However, two of the players later on were found to be playing for club teams in the Spanish league, outside the control of the Dominican Federation, so suddenly there was some hope that evidence could be found.   On this basis the complaint was filed.  Of course, for violations as serious as age fraud there is no time limit for filing complaints or for taking action.

Investigation of facts

The Tribunal requested passports copies for the players from the Dominican Federation.  The years of birth for both players were indicated as 1992, i.e., suggesting eligibility for the event in 2010.  However, the Tribunal noted that social media in Spain, both from the Spanish league and from the players personally indicated different years of birth.  The players were registered with passports and residence permits at the Spanish Federation, and copies of these documents were obtained.  The years of birth in these documents were 1987 and 1990 respectively, i.e., indicating that they were 5 and 2 years too old to have played in 2010.

The Tribunal confronted the Dominican Federation with this information in an exchange of correspondence.   However, the Dominicans first dismissed the evidence as false and then denied any knowledge of the existence of duplicate passports with discrepancies regarding age.  They claimed that it was impossible that duplicate passports could exist, and that the only passports were the ones that they had submitted in 2010 and for other events.  When the Tribunal persisted, the Dominican Federation stated that, in this case, they had the correct dates and the players themselves must have been responsible for obtaining and using false documents.

This forced the Tribunal to continue the investigation.   For instance, it was found that the two players had participated on the Dominican team in the World Championship for women already in 2007, and that the birth years, according to the publicly available records of the International Handball Federation were 1987 and 1990. 

The Tribunal also found it necessary to confront the two players individually, per correspondence.  The Tribunal explained to the players that there was evidence of duplicate passports, but that the Dominican Federation essentially claimed complete innocence and placed the entire blame on the players.  The players were invited to explain the situation.  One of the players, who in the meantime had returned to the Dominican Republic and was now again ‘under the control of’ the Dominican Federation, denied any wrongdoing and insisted that she was born in 1992.  She claimed that the passport which showed 1990 must have a ‘clerical error’, and she did not try to explain the passport which had been used in the World Championship in 2007.

By contrast, the other player became very angry about knowing that the Dominican Federation was blaming her.  Accordingly, she confessed that her year of birth is 1987, as indicated in the passport that was used in 2007 and the passport she is now using in Spain.  She explained that the Dominican Federation has the longstanding practice of collecting birth certificates, national ID cards and passports for all the players on all their national teams, and that similar documents were also collected for the parents of the players.  She indicated that when she traveled to the PanAmerican Youth Championship in 2010 and later participated in the World Championship in the same year, she was given a passport by the official of the Dominican Federation, showing her birth year to be 1992.  She does not know how the Federation managed to obtain this passport and she was not involved in this process.

Consideration of the facts

With the evidence and the confession described above, the Tribunal considered it established beyond any doubt that the actual years of birth for the two players are indeed 1987 and 1990, and that they very clearly were NOT eligible to participate in the PanAmerican Youth Championship in 2010.  It is equally clear that their illegal participation was fully intentional and orchestrated by the Dominican Federation.   The players clearly understood that their participation was illegal, but it did not happen at their initiative. 

As regards motive, the Tribunal noted that the World Championship for youth in 2010 was hosted precisely by the Dominican Republic.   It appears likely that the Dominican Federation was anxious to see a strong performance by their team when the spotlight was on their country and their Federation, so that this caused a temptation to strengthen the team through illegal methods.  Considering the methods used, it creates the suspicion that the two players mentioned in the complaint from Uruguay and investigated by the Tribunal may not have been the only ones who participated illegally.

The Tribunal carefully reviewed the regulations which exist in the Dominican Republic for the process of obtaining passports, both in the case of renewal of in the case of replacing a lost passport.  The Tribunal noted that this process is unusually rigorous and appears to have strong measures protecting against fraud and forgery.  The amount of supporting documentation needed is substantial.   This confirmed to the Tribunal that there was no likelihood that the players on their own could have been able to commit the fraud.  It appears much more likely that the Federation would have needed collaboration from other authorities in the country. 

This does not mean, however, that the involvement of the players could be excused.  They clearly must have understood that their participation was illegal.  The player who confessed indicated that she was not comfortable with the situation but felt that she had no choice, given the pressure from the Federation officials.   She also noted that teammates and many other players were aware of the fraud.  When it comes to punishment, the Tribunal considered it appropriate to take into account that one of the two players confessed and collaborated, whereas the other player tried to deny the accusations despite the clear evidence and even attempted to use suspicious ‘evidence’ to support her story until the very end.  

Without any doubt, the entire leadership of the entire Dominican Federation has full responsibility for the fraud.  They were either directly involved or at least condoned the action.  But the one person who clearly must carry a special responsibility is the official, Mr. Jose Duval, who was the Chief of Delegation in 2007, when the players participated with their correct passports and years of birth, and also was in the same position, submitting the rosters and the false passports when the players participated illegally in 2010, both in the PanAmerican Championship and in the World Championship. 

Yet, he was the person in the dialog with the Tribunal who signed correspondence denying any knowledge of the existence of duplicate passports and any kind of fraud.  The Tribunal also noted that Mr. Duval did not just serve as a chief representative of the Dominican Federation, but he also served as a member of the Council of the PanAmerican Handball Federation, the very organization whose Championship he debased through the fraudulent action.

In considering appropriate punishments, the Tribunal found it necessary to take into account that in the Dominican Federation apparently there existed a mentality that facilitated and condoned serious and systemic fraud, rather than any inclination to promote fair play.  Therefore, it would not be correct to limit the punishment to only one person, the person who submitted and signed false documents and then completely denied his actions.

 While the specific case submitted to the Tribunal involved only two players, there are strong reasons to suspect that the fraud included many other players and many other events.   False passports may facilitate not just age fraud but also conceal ineligibility related to false nationality and false identity.  Anonymous information was submitted to the Tribunal regarding a much more widespread and longstanding pattern of fraud, but the Tribunal is not allowed to act on anonymous information, so this was therefore not taken into account in the punishments.

However, the Tribunal emphasized that the injustice caused by fraud in the form of illegal participation strikes a serious blow to the competition system of the PanAmerican Handball Federation.   The entire activities and governance of the Federation can have their credibility undermined.  The participating national federations generally operate under very difficult conditions and with extremely limited financial resources.  When they attempt to win medals in regional or continental championships, and when they attempt qualify for World Championships and Olympic Games, they must be able to trust that they compete ‘on a level playing field’, and that they do not have opponents who are using illegal methods to increase their chances at the expense of the opportunities of everyone else.  

Accordingly, the punishment for such fraud must be felt by the entire handball community in the guilty federation, so that it is made clear in the case of serious fraud that it is not possible to escape consequences beyond the punishment of some individual who is being offered up and sacrificed.  The same message is important also for all the other federations who were disadvantaged by the fraud and moreover for the purpose of deterring any similar action by others.

These were the factors taken into account by the Tribunal in reaching its unanimous decision.  The Tribunal in this case consisted of Christer Ahl (USA), Hector Alvarado (El Salvador), and Daniel Canepa (Argentina).

(Note:  The Tribunal’s ‘Resolucion’ was accompanied by 16 Attachments and a number of web links, which contained copies of Regulations, correspondence and all the material obtained as evidence).

Decision

In accordance with Sections II (Administrative infractions) and III (Ethics Code) of the Regulation for the Tribunal, it was decided:
  • All teams and individual representatives of the Dominican Handball Federation are suspended for 3 (three) years from participation in competitions and activities in handball, beyond the national activities in their own country.
  • Mr. Jose Duval is permanently prohibited from occupying any position in, and from having any tasks, honors or benefits from, the PanAmerican Handball Federation.
  • Mr. Jose Duval is suspended for 10 (ten) years from any form of participation or representation in handball competition and activities outside the national activities in his country.
  • The player Yacaira Tejada Pena is suspended for 3 (three) years from participation in any handball competition or activities in the continental, regional and sub-regional level in PanAmerica.
  • The player Mariela AltagraciaAndino is suspended for 5 (five) years from participation in any handball competition or activities in the continental, regional and sub-regional level in PanAmerica.

The starting date for all these suspensions is January 21, 2014. 


Sign: Christer Ahl, Ex-President of the Tribunal


 Note:   Shortly after the Tribunal’s ‘Resolucion’ was made public in April 2014, another player in the Dominican Federation, Judith Granados, went public in an interview, which has been given worldwide distribution through YouTube.   In this interview she confessed that she, for many years had been a star player on the Dominican women’s national team, in many continental competitions and World Championships, despite not being a citizen of the Dominican Republic

In ways similar to the two players in the case reviewed by the Tribunal, she had been given a false passport to use for such events. She also stated that many others players had participated on various national team for the Dominican Republic without having Dominican citizenship and that there were several more players, beyond those found by the Tribunal, who had participated in age fraud. 

This situation is well known to the PATHF Executive Committee, and it is not clear to the Tribunal why this has not been investigated so that full account of all cases of illegally participating players could be established, with appropriate action taken.



Versión en Español

(traducción rápida de Mundo Handball - El documento original es la versión en inglés que aparece más arriba)

Tribunal de Ética y Disciplina de la la Federación Panamericana de Handball

- El caso contra la Federación Dominicana de Handball -

(Esto es solo un resumen informal y no la traducción completa de la “Resolución” del Tribunal)

El caso se basó en una denuncia formal presentada por la Federación Uruguaya de Handball en octubre de 2013, acusando a la Federación Dominicana de haber utilizado dos jugadoras específicas en el Campeonato Panamericano Juvenil 2010, un evento para jugadoras que debían haber nacido en 1992 o después. 

Parece que en el momento hubo sospechas respecto a que varias jugadoras del equipo dominicano podría estar excedidas de edad, ya que fueron reconocidas como participantes en los equipos dominicanos de varios años atrás. Sin embargo, como suele ser el caso en materia de edad fraudulenta sospechosa, la evidencia es difícil de encontrar ya que normalmente no hay base para cuestionar la información del  pasaporte nacional que se ha presentado. 

Sin embargo, resultó que dos de las jugadoras jugaron más tarde  para clubes de la liga española, fuera del control de la Federación Dominicana, por lo que de repente había alguna esperanza de que pudiese ser encontrada alguna evidencia. Sobre esta base, se presentó la queja. Por supuesto, para violaciónes tan graves como el fraude de edad no hay límite de tiempo para presentar quejas o para tomar acción. 

 Investigación de los hechos 

El Tribunal solicitó copias de los pasaportes de las jugadoras a la Federación Dominicana. Los años de nacimiento de ambas jugadoras se indicaron como 1992, es decir, sugieren la elegibilidad para el evento en 2010. Sin embargo, el Tribunal observó que los medios sociales en España, tanto de la liga española como de las jugadoras, indicaron personalmente diferentes años de nacimiento. Las jugadoras se registraron con pasaportes y permisos de residencia en la Federación Española, y se obtuvieron copias de estos documentos. Los años de nacimiento de estos documentos fueron 1987 y 1990 respectivamente, es decir, indicando que estaban excedidas  de edad en 5 y 2 años para haber jugado en 2010

El Tribunal confrontó a la Federación Dominicana con esta información en un intercambio de correspondencia. Sin embargo, los dominicanos primero desestimaron la evidencia como falsa y luego negaron tener conocimiento de la existencia de pasaportes duplicados con discrepancias respecto a la edad. Afirmaron que era imposible que pudieran existir pasaportes duplicados, y que los únicos pasaportes fueron los que habían presentado en 2010 y para otros eventos. Cuando el Tribunal insistió, la Federación Dominicana declaró que, en este caso, ellos tenían las fechas correctas y los propios jugadores deben haber sido responsables de la obtención y el uso de documentos falsos. 

Esto obligó al Tribunal a  proseguir la investigación. Por ejemplo, se encontró que las dos jugadoras habían participado en el equipo dominicano en el Campeonato Mundial Femenino  de 2007, y que los años de nacimiento, según los registros de acceso público de la Federación Internacional de Hanball fueron 1987 y 1990. 

El Tribunal también consideró necesario confrontar a las dos jugadoras de forma individual, por correspondencia. El Tribunal explicó a las jugadoras que no había pruebas de pasaportes duplicados, pero que la Federación Dominicana alegó esencialmente completa inocencia y colocó toda la culpa en las jugadoras. Se invitó a las jugadoras a explicar la situación. Una de las jugadoras, que, mientras tanto, había regresado a la República Dominicana y ahora estaba de nuevo "bajo el control de” la Federación Dominicana, negó las acusaciones e insistió en que ella nació en 1992, Ella dijo que el pasaporte que mostró 1.990 debía  tener un "error administrativo", y no trató de explicar el pasaporte que había sido utilizado en el Campeonato Mundial de 2007. 

Por el contrario, la  otra jugadora se enojó mucho al saber que la Federación Dominicana estaba culpándola a ella. En consecuencia, ella confesó que su año de nacimiento es 1987, como se indica en el pasaporte que se utilizó en 2007 y el pasaporte se utiliza ahora en España. Ella explicó que la Federación Dominicana tiene desde larga data la práctica de recoger los certificados de nacimiento, tarjetas de identidad nacionales y pasaportes de todos los jugadores en todos sus equipos nacionales, y que los documentos similares también fueron recogidos para los padres de las jugadoras. Indicó que cuando viajó al Campeonato Panamericano Juvenil 2010 y más tarde participó en el Campeonato Mundial del mismo año, recibió  un pasaporte del funcionario de la Federación Dominicana, mostrando que su año de nacimiento era 1992. Ella no sabe cómo la Federación logró obtener este pasaporte y ella  no estuvo involucrada en este proceso. 

Consideración de los hechos 

Con la evidencia y la confesión descrita anteriormente, el Tribunal consideró probado más allá de toda duda que los años reales de nacimiento de las dos jugadoras son de hecho 1987 y 1990, y que claramente no eran elegibles para participar en el Campeonato Panamericano Juvenil 2010 . Está igualmente claro que su participación ilegal fue totalmente intencional y orquestada por la Federación Dominicana. Los jugadores entendieron claramente que su participación era ilegal, pero esto no sucedió por su iniciativa. 

En cuanto a los motivos, el Tribunal señaló que el Campeonato Mundial  Juvenil 2010 fue organizado precisamente por la República Dominicana. Parece probable que la Federación Dominicana estaba ansiosa por ver una gran actuación de su equipo cuando el centro de atención estaba en su país y su Federación, por lo que esto causó la tentación de reforzar el equipo a través de métodos ilegales. Teniendo en cuenta los métodos utilizados, se crea la sospecha de que las dos jugadoras mencionadas en la denuncia de Uruguay e investigados por el Tribunal no han sido las únicas que participaron.

El Tribunal examinó cuidadosamente los reglamentos que existen en la República Dominicana para el proceso de obtención de pasaportes, tanto en el caso de renovación como  en el caso de sustitución de un pasaporte perdido. El Tribunal señaló que este proceso es extraordinariamente riguroso y parece tener fuertes medidas de protección contra fraude y falsificación. La cantidad de la documentación de apoyo necesaria es sustancial. Esto confirmó al Tribunal que no había ninguna probabilidad de que las jugadoras por su propio medio hayan podido ser capaces de cometer el fraude. Parece mucho más probable que la Federación haya necesitado la colaboración de otras autoridades del país.

Esto no significa, sin embargo, que la participación de las jugadoras podría ser excusada. Ellas claramente deben haber comprendido que su participación era ilegal. La jugadora que confesó indicó que no se sentía cómoda con la situación, pero sentía que no tenía otra opción dada la presión de los directivos de la Federación. También señaló que las compañeras de equipo y muchas otras jugadoras eran conscientes del fraude. Cuando se trata de la pena, el Tribunal consideró que se debía tener en cuenta que uno de las dos jugadoras confesó y colaboró, mientras que la otra jugadora trató de negar las acusaciones a pesar de la clara evidencia e incluso trató de utilizar "evidencia" sospechosa para apoyar su historia hasta el final. 

Sin lugar a dudas, todo el liderazgo  de la Federación Dominicana tiene la completa responsabilidad del fraude. Ellos estaban directamente involucrados o al menos toleraron la acción. Pero la única persona que claramente debe llevar una responsabilidad especial es el oficial, el Sr. José Duval, quien era el jefe de la delegación en 2007, cuando los jugadores participaron con sus pasaportes y años de nacimiento correctos, y también estaba en la misma posición presentando las listas y los pasaportes falsos cuando las jugadoras participaron de manera ilegal en 2010, tanto en el Campeonato Panamericano como en el Campeonato Mundial. 

Todavía más, él era la persona en el diálogo con el Tribunal que firmó la correspondencia negando cualquier conocimiento de la existencia de pasaportes duplicados y cualquier tipo de fraude. El Tribunal también señaló que el señor Duval no sólo actuaba  como principal representante de la Federación Dominicana, sino que también se desempeñaba como miembro del Consejo de la Federación Panamericana de Handball, la misma organización cuyo campeonato se vió degradado por la acción fraudulenta.

Al considerar las sanciones apropiadas, el Tribunal concluyó que es necesario tomar en cuenta que en la Federación Dominicana aparentemente existía una mentalidad que facilitaba y toleraba fraudes graves y sistémáticos, más allá que cualquier inclinación a promover el juego limpio. Por lo tanto, no sería correcto limitar el castigo a una sola persona, la persona que presentó y firmó documentos falsos y luego negó por completo sus acciones. 

Mientras que el caso enviado al Tribunal incluyó sólo dos jugadoras, hay fuertes razones para sospechar que el fraude incluye muchos otros jugadores y muchos otros eventos. Los pasaportes falsos pueden facilitar no sólo el fraude, sino también ocultar inelegibilidad relacionada con falsa nacionalidad e identidad falsa.  Anónimamente se presentó información ante el Tribunal respecto de un patrón de fraude mucho más amplio y de larga data, pero el Tribunal no está autorizado a actuar en información anónima, por lo que ésta no se tuvo en cuenta en los castigos. 

Sin embargo, el Tribunal destacó que la injusticia causada por el fraude en la forma de participación ilegal es un golpe serio para el sistema de competición de la Federación Panamericana de Handball. Las actividades enteras y de gobierno de la Federación pueden tener su credibilidad socavada. Las federaciones nacionales participantes en general, operan en condiciones muy difíciles y con recursos financieros muy limitados. Cuando intentan ganar medallas en campeonatos regionales o continentales, y cuando intentan calificar para los Campeonatos Mundiales y Juegos Olímpicos, deben poder confiar en que compiten "en igualdad de condiciones", y que no tienen oponentes que están utilizando métodos ilegales para aumentar sus posibilidades, a expensas de las oportunidades de todos los demás. 

En consecuencia, el castigo por este fraude debe ser sentida por toda la comunidad de balonmano en la federación culpable, por lo que se deja claro que en el caso de fraude grave no es posible escapar a las consecuencias a través del castigo a  alguna persona que está siendo ofrecida y sacrificada. El mismo mensaje es importante también para el resto de federaciones que estaban en desventaja por el fraude y por otra parte con el fin de disuadir cualquier acción similar de otros. 

Estos fueron los factores tenidos en cuenta por el Tribunal para llegar a su decisión unánime. El Tribunal en este caso estuvo integrado en Christer Ahl (EE.UU.), Héctor Alvarado (El Salvador), y Daniel Canepa (Argentina). 

(Nota: "Resolucion" del Tribunal fue acompañado por 16 Adjuntos y una serie de enlaces de la web, que contenían copias de reglamentos, la correspondencia y todo el material obtenido como evidencia). 

Decisión 

De acuerdo con las Secciones II (Infracciones Administrativas) y III (Código de Ética) del Reglamento del Tribunal, se decidió: 
  • Todos los Equipos y representantes individuales de la Federación Dominicana de Balonmano son  suspendidos por 3 (tres) años de toda  participación en competencias y actividades en el balonmano, más allá de las actividades nacionales en su propio país. 
  • El Sr. José Duval tiene permanentemente prohibido  ocupar cualquier posición en cualquier competencia tarea, honores o beneficios en la Federación Panamericana deHanball. 
  • El Sr. José Duval es suspendido por 10 (diez) años a partir de cualquier forma de participación o representación en las competiciones de balonmano y actividades fuera de las actividades nacionales en su país. 
  • La Jugadora Yacaira Tejada Pena es suspendida por 3 (tres) años en la participación de cualquier competición de balonmano o actividades en el nivel continental, regional y sub-regional en PanAmerica. 
  • La Jugadora Mariela Altagracia Andino es suspendida por 5 (cinco) años en  la participación en cualquier competición de balonmano o actividades en el nivel continental, regional y sub-regional en PanAmerica. 

La fecha de inicio de todas estas suspensiones es 21 de enero 2014.

                                    Firmado por Christer Ahl, ExPresidente del  Tribunal

Nota: Poco después de hacerse pública la "Resolucion" del Tribunal en abril de 2014, otra jugadora de la Federación Dominicana, Judith Granados, apareció públicamente en una entrevista que ha tenido repercusión mundial a través de YouTube. En esta entrevista confesó que, durante muchos años, había sido una jugadora clave en el equipo nacional femenino dominicano, en muchas competiciones continentales y campeonatos del mundo, a pesar de no ser una ciudadana de la República Dominicana

En forma similar a las dos jugadoras en el caso examinado por el Tribunal, a ella le habían dado un pasaporte falso a utilizar para este tipo de eventos. También dijo que muchos otros jugadores habían participado en varios equipo nacional de la República Dominicana sin tener la ciudadanía dominicana y que hubo algunos otros jugadores, más allá de los encuentrados por el Tribunal, que había participado en el fraude de edad. 

Esta situación es bien conocida por el Comité Ejecutivo de la PATHF, y no es claro para el Tribunal por qué no se ha investigado esto de manera que se pudiean establecer plenamente todos los casos de jugadores participando de forma ilegal, para tomar  las acciones apropiadas.

..

Publicar un comentario

Mundo Handball no tiene responsabilidad sobre comentarios de terceros y ellos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores, o sin relación con el tema tratado en el artículo. Si deseas reportar algún comentario para que sea revisado, utiliza el Formulario de contacto del menú superior