Los Pumas (selección argentina de rugby) alcanzaron por segunda vez en la historia la semifinal de un mundial. Algunos cambios recientes ayudaron a lograrlo... y es muy factible que alguno de esos cambios pudieran implementarse también en nuestro deporte para lograr el crecimiento en los países top de los continentes no-europeos. Lo detallamos....


Los Pumas (selección argentina de rugby) alcanzaron por segunda vez en la historia la semifinal de un mundial. Algunos cambios recientemente implementados ayudaron a lograr este objetivo... y es muy factible que alguno de esos cambios pudieran implementarse también en el handball para lograr el crecimiento en los países top de los continentes no-europeos. Lo detallamos más abajo....

Los Pumas alcanzaron la primera semifinal mundial en Francia 2007, con un equipo plagado de jugadores veteranos con amplia experiencia en el rugby europeo. En este 2015 la cosa parece ser bastante diferente, siendo  los jugadores argentinos mucho más jóvenes que los de aquella ocasión, con 19 debutantes en mundiales y con sólo 7 (del plantel de 31) jugando en Europa.. ¿Qué es lo que cambió?

1. El profesionalismo.
El rugby argentino sigue siendo amateur a nivel de clubes, pero una elite integrada por jugadores jóvenes se convirtió en  profesional integrando un Plan de Alto Rendimiento. Ellos jugaban más para un quipo nacional (que participaba en diferentes competencias en el extranjerero: Los Pampas), que en clubes locales. Ahora, algunos años después, estos jugadores llegan a la selección mayor.


2. La participación regular en grandes competencias mundiales.
Anualmente, dos grandes competencias de selecciones existían en el mundo del rugby : El Seis Naciones (con las potencias del continente Europeo) y el Tri Nations con las grandes potencias del hemisferio sur (Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica). El el 2011, la Argentina pasó a integrar esta última competencia que pasó a llamarse Rugby Championship, y es disputada por los ahora cuatro países que juegan todos vs todos, a dos vueltas, con partidos de local y visitante. Los primeros años fueron palizas las recibidas por el equipo argentino, que poco a poco comenzó a subir su nivel y hoy, en los cuartos de final del mundial, terminó por derrotar 43x20 a Irlanda, que es nada menos que el último campeón del Seis Naciones europeo.


¿Es posible aplicar esto al Handball?


Pasando al Handball, pensar que el profesionalismo llegará rápidamente para los jugadores argentinos es una utopía (algo similar para los brasileños, con mayoría de jugadores semi-profesionales). Las diferencias económicas entre el rugby y el handball son pavorosas, por lo que no podemos pedir lo mismo para nuestro deporte, teniendo que conformarnos con el gran avance que significa que los jugadores puedan cobrar una beca.


No vale la pena ahondar en esas diferencias económicas entre los dos deportes, bastando sólo con decir que  mientras la IHF entrega balones y envía entrenadores para que puedan dar un curso pensando en que con eso los países se desarrollarán en el handball, la IRB (algo así como la Federación Internacional de Rugby) entrega aportes por millones de dólares para que los países puedan mantenerse en el alto nivel o crecer y alcanzarlo.

Pero mientras el profesionalismo es utopía en el handball, imaginar una gran competencia de selecciones para los países top no-europeos no lo es.


El "Handball Championship"

Imaginar para el handball una competencia de nivel similar al Rugby Championship implicaría algo así como soñar con que Francia, España y Dinamarca firmaran un contrato invitándonos para que todos los años jugáramos un torneo contra ellos con partidos ida y vuelta. 
¡Imposible!

Sin embargo, una competencia anual disputada por los dos países más poderosos de Panamérica (Argentina y Brasil), los dos más poderosos de África (Egipto y Túnez) y los dos más poderosos de Asia (Qatar...y algún amigo de Qatar) parece ser más que realizable.

Los dos países americanos podrían viajar juntos a África y jugar un jueves/viernes el primer partido. Por ejemplo: Túnez vs Argentina (en Túnez) y Egipto vs Brasil (en Egipto), para luego viajan al país vecino y jugar la segunda fecha el día domingo, con los rivales cambiados: Túnez vs Brasil (en Túnez) y Egipto vs Argentina (en Egipto). 

Uno o dos meses después, los africanos podrían viajar  al sur del mundo y repetir el mismo esquema jugando en Argentina y Brasil. Posteriormente, un par de meses más tarde, se podria repetir el procedimiento jugando contra los países árabes ida y vuelta. 

Esto implica cinco semanas de competencia en el año para cada equipo, con dos grandes viajes y un desplazamiento a un país vecino. 
¿Posible?

Algunos de los jugadores que actúan en el handball europeo no podrán actuar en todos los partidos, y algunos de los jugadores que actúan en el handball local tampoco podrán hacerlo, lo que exigirá planteles amplios y mucho fogueo a los más jóvenes, sin poder presentar en todos los partidos lo mejor que se tiene (similarmente a lo que ocurrió en el rugby, no habria que descartar retirarse con más de una goleada en contra).

El mayor problema, claro, sería económico.
Típicamente, sin embargo, todos los países mencionados realizan al menos una gira por Europa al año. En consecuencia, sólo habría que agregar dinero para:

  • un viaje "largo" adicional (viajar al país vecino no debería traer mayores problemas), y 
  • para alojar a los cinco equipos (de a uno por vez) cuando deban viajar a tu país (ya quedó establecido que no podremos contar en todos los partidos con los jugadores que actúan en Europa, por lo que no deberíamos preocuparnos mucho por el gasto de traerlos a jugar un fin de semana).

Sería cuestión de buscar patrocinadores, y cuestión de ahorrar dedicando la mayor cantidad de nuestros escasos recursos a "un producto" que permita crece.

El handball no-europeo debe buscar crecer... y hacer una competencia regular de este tipo, con países que están en un nivel muy parecido, puede ser la solución.

Cuestión primero de generar el producto, y luego salir a buscar TV y patrocinadores.
La gran competencia europea, con enormes clubes que sostienen a los grandes jugadores, puede no ser el modelo a imitar para nuestros países. Aquí, fuera de Europa, el producto a vender es "la selección nacional de Handball" y no la competencia de clubes
Debemos generar una competencia regular que genere un producto a vender y que nos permita seguir creciendo!!


Por cierto, (AGREGO) también sería posible agregar algunos otros países y hacer una competencia similar, jugando por grupos. ¿Es posible iniciar una competencia de este tipo?

El VIDEO Resumen de Pumas-Irlanda







Foro de Mundo HandballComentarios, directamente en el foro
Sección: Competencias IHF - LINK