Racismo en el handball europeo: España y Rumania

Dos escandalosos casos de racismo en el handball se vivieron en los últimos días:

Imagen gentileza @larissarochaa

Dos escandalosos casos de racismo en el handball se vivieron en los últimos días:


El primero fue en España, durante el partido Ángel Ximénez Puente Genil vs Granollers, cuando el arquero brasileño César de Almeida, debió soportar insultos racistas de parte e un espectador del Ángel Ximenez.

Ayer,  la situación se repitió, pero ahora en Rumania: la víctima fue la francesa Allison Pineau que fue agredida con dichos racistas durante el partido HC Zalau  26x36 HCM Baia Mare.

En el primer caso, fue el arquero brasileño el que debió decir a los árbitros lo que estaba ocurriendo. Ellos detuvieron el partido durante algunos minutos. La interrupción, hizo que los insultos crecieran. Iinclusive, debió acercarse la policiá.

En el caso de Rumania, pareciera que ninguna acción se tomó por parte de los árbitros, aún cuando la jugadora francesa se acercó al delegado del partido para decirle que la situación era insostenible. Allison no podía dejar de llorar después del encuentro, según comenta la prensa rumana.

En España, hubo inmediata reacción del club Ángel Ximenez que anunció que el espectador en cuestión tendrá prohibido ingresar al campo, habiendo además una nota de la ASOBAL condenando enérgicamente los insultos racistas.
En Rumania todavía no hubo reacciones oficiales y se espera que este miércoles haya una fuerte carta de reclamación del Baia Mare a la Federación Rumana.

Situaciones que solemos ver en deportes como el  fútbol, pero que no parecen ser habituales en el handball, y que las autoridades deberán cortar de raíz, aplicando inclusive sanciones a los clubes, para que no vuelvan a repetirse