Importante cambio en sistema de competencia de torneo Panamericano

Algo LARGAMENTE SOLICITADO: Cambia el sistema de competencias en torneos panamericanos. ¿Se mantendrá el cambio?

Importante cambio en el sistema de competencia panamericano
Se disputa el Campeonato Panamericano Junior Masculino 2017 y hay que resaltar un muy interesante cambio en el sistema de competencias: Si bien se juega con los equipos divididos en dos grupos como es habitual, se deja en esta oportunidad de lado el tradicional sistema donde los dos primeros de cada grupo clasificaban a semifinales. Ahora, en lugar de ello, sólo el primer clasificado de cada grupo accede directamente a semifinales, en tanto que el segundo de cada grupo debe enfrentar al tercero del otro sector para obtener alguno de los dos boletos restantes a semifinales, en lo que podríamos llamar dos "partidos de cuartos de final".

En principio, esto aplicaría sólo para esta competencia y está relacionado con que sólo hay 7 equipos inscriptos en el torneo. Sin embargo, Miguel Zaworotny, gerente deportivo de la Federación Panamericana de Handball ,en diálogo con el programa radial Handball de Primera (ver enlace al pie del artículo) aceptó que se evalúa aplicar este sistema en otras competencias

Un cambio largamente pedido desde este espacio.
El cambio en los sistemas de competencia es algo largamente pedido desde Mundo Handball. Sucede que en el handball panamericano hay tres equipos que parecen estar por arriba del resto. Así, por orden alfabético, Argentina, Brasil y Chile (en masculino) y Argentina, Brasil y Cuba (en femenino), suelen dominar las competencias continentales. Esto no significa que ellos no puedan perder contra algunos otros seleccionados, pero es claro que el país que termine sorteado en un grupo donde hay dos de estos tres equipos tendrá más complicado llegar a semifinales y podría quedar prontamente sin posibilidades de llegar al mundial.

¿No sería mejor dejar que se resuelva dentro del 40x20?
Últimamente, esto es lo que le viene ocurriendo a Groenlandia en masculino. En los últimos tres campeonatos panamericanos los del norte terminaron sorteados en el mismo grupo que Chile y nunca pudieron alcanzar las semifinales (Inclusive, habiéndole ganado a la Argentina en el Panamericano Masculino 2016). Uruguay, por su parte, siempre terminó sorteado en el sector donde sólo había uno de los "tres grandes" y en las tres competiciones finalizó en segundo lugar de su grupo, alcanzando la etapa de semifinales.
¿Qué pasaría si Uruguay y Groenlandia hubieran intercambiado sus lugares?
Evidentemente, el azar siempre tiene mucho que ver en la conformación de los grupos. ¿Pero no sería mejor dejar que se resuelva dentro del 40x20 sin depender de un bolillero?.

¡En femenino es todavía peor!
En femenino, la cosa suele ser peor porque el buen nivel de Brasil hace que el continente americano tenga habitualmente CUATRO plazas a mundiales en lugar de las tres que  tienen los varones. En consecuencia, llegar a semifinales garantiza plaza en el mundial . Como ejemplo, Puerto Rico clasificó al mundial 2015 teniendo la fortuna de jugar en el grupo de Brasil (el único de "los difíciles"). En el otro sector, Uruguay terminó tercero (quedando sin posibilidades mundialistas) tras vérselas contra Cuba y la Argentina.

Para colmo de males, Cuba suele jugar "un Panamericano sí y el otro no", de modo que  siempre que se presenta a jugar termina ubicado en la última fila de mérito para el sorteo, no pudiéndose hablar de "merecimientos deportivos" en la conformación de los grupos.

Aspectos positivos y negativos

Lo positivo de este nuevo sistema de competencias debería haber quedado más que claro: No es lógico que las posibilidades de clasificar a un mundial, con todos los recursos económicos involucrados de parte de sus respectivos Comités Olímpicos Nacionales y Secretarías de Deportes, dependan de un sorteo!!

Con este nuevo sistema, al mundial (o al menos a semifinales cuando haya sólo tres cupos mundialistas) clasificarán los mejores y la cosa se dimirá dentro del 40x20 y no en el azar de un bolillero.

Lo negativo de aplicar este nuevo sistema de competencias también debe ser destacado:
Jugando dos partidos de "cuartos de final" la competencia se alarga al menos en un día. Con 12 equipos participando, habrá que jugar un total de 8 partidos (5 partidos en el grupo, cuartos de final, semifinal, Final)
¿Cuántos días de descanso se necesitan?

Por este motivo, en el 2013 habíamos propuesto un sistema alternativo:
El ganador de cada grupo clasifica directo a la final, en tanto que segundos y terceros de cada grupo se enfrentan en "semifinales por la posición 3/4", posición que da plaza a mundiales.

Interesante leer en este 2017 lo que escribía en el 2013. ¿Cambiaron las cosas o sigue todo igual? Quedan invitados a leer el artículo siguiendo el enlace inferior:


       ▶ Ver también: ¿Se necesitan cambios en los sistemas de competencia del handball panamericano (2013)? 

Conclusiones  

Desde aquí, aplaudo la decisión de la Federación Panamericana de Handball y espero que este sistema de competencia (o alguno equivalente) se aplique también en otros torneos panamericanos.

Parece claro tras escuchar a Zaworotny que este sistema de competiciones sólo sería aplicable a torneos donde haya 10 o menos equipos participando, de manera de no exceder el número máximo de días actualmente ocupado para las competiciones continentales.

Con 11 o 12 equipos participando este sistema que se utiliza en el Panamericano Junior podría ser impracticable. Como digo en el enlace citado un poco más arriba, no todos los torneos panamericanos deben tener el mismo sistema de competencias porque no todos tienen la misma problemática.
¿Cuando tengamos 11/12 equipos podríamos aplicar la propuesta de que los primeros clasifiquen directamente a la final?

¿Cuál es tu opinión?
¿Es necesario tomar en cuenta estas circunstancias mencionadas y cambiar el sistema de competencias para todos los torneos panamericanos?

       ▶Ver también: Zaworotny hablando en Handball de Primera (6/mar/2017)