Panamericano sin árbitros europeos...

Primera vez desde el 2009 que un Panamericano Adulto se juega sin árbitros europeos. Esto habla del buen trabajo que se realiza desde la Comisión Arbitral de la Federación Panamericana... pero también del buen trabajo realizado desde Uruguay

Seguramente pasó desapercibido para la gran mayoría, pero ésta  la primera vez en mucho tiempo que un Campeonato Panamericano Adulto (en ambas ramas) se juega sin tener una pareja de árbitros europeos presentes.

La última vez que yo recuerde que no hubo pareja europea en la categoría adulta fue en el Panamericano Femenino de Chile 2009. A partir de allí, siempre se consideró necesario tener una pareja de árbitros "neutral" y de gran nivel para el "inevitable" Brasil-Argentina.

La diferencia de niveles que existía en aquel momento entre los árbitros de ARG / BRA y del resto del continente hacía necesario contar con una pareja europea para poder contar con arbitraje neutral en el partido final. Típicamente, la pareja argentina arbitraba la semifinal de Brasil y la pareja brasileña arbitraba la semifinal argentina.  Hasta alli, no había mayores problemas. El inconveniente pasaba por determinar quien arbitraba el Argentina-Brasil que típicamente iba a ser la Final del campeonato.

Los otros árbitros del continente estaban probablemente en crecimiento y muy posiblemente no-preparados para un choque de nivel claramente superior al que ellos habían arbitrado en toda su carrera.

(El artículo continúa debajo de este anuncio)

Hablando siempre del handball femenino, en el Panamericano de La Habana 2015 tuvimos a las noruegas Kjersti Arntsen - Guro Roeen, en el Panamericano de Santo Domingo 2013 tuvimos a los franceses Pichon - Reveret y en Sao Bernardo do Campo 2011 no recuerdo quienes estuvieron, pero sí recuerdo que hubo una pareja europea.

En este 2017 la final Argentina-Brasil fue arbitrada sin ningún tipo de inconvenientes por la pareja uruguaya Cristian Leme / Mathías Sosa. Es claro que la diferencia en el marcador fue muy grande (y mucho mayor a la esperada), resultando un partido no-compllicado para los árbitros. Como es lógico entender, eso no se sabía de antemano y el hecho es que se ha confiado en una pareja "local" para dirigir ese partido.

Esto, claramente habla del buen trabajo que se está haciendo desde la Comisión de Árbitros de la Federación Panamericana de Handball, pero también habla del buen trabajo que se hace desde Uruguay.
La pareja Leme/Sosa es en la actualidad la segunda pareja uruguaya con nivel IHF (árbitros habilitados para arbitrar en mundiales luego de haber pasado infinidad de cursos y evaluaciones). La otra pareja uruguaya de nivel IHF es González / Prieto, y esto nos demuestra que el trabajo que se hace desde Uruguay es  muy bueno. Aquel país que no trabaje en el ámbito interno con sus árbitros y que piense que vendrá el "super-instructor extranjero" y le enseñará todo en dos días, está equivocado.
El árbitro debe llegar a los cursos panamericanos /IHF con el nivel suficiente y no demostrando lo mal que se trabaja con los árbitros en su país.

Requerimientos para tener buenos árbitros internacionales

Para tener árbitros de nivel, se necesitan tres cosas, a cumplirse en el país:
  1. Un liga regular, con partidos que se jueguen varios fines de semana al mes, y varios meses al año, de manera que los árbitros puedan trabajar y corregir errores.
  2. Instructores capacitados, que sepan qué es lo que se les reclama a los árbitros a nivel internacional, que asistan a los partidos y señalen a los árbitros sus errores / aciertos para que puedan mejorar. También, que seleccionen a los candidatos adecuados para comenzar su carrera internacional.
  3. Sólido apoyo dirigencial, tanto desde lo económico (con las limitaciones comprensibles del caso) como desde lo político, permitiendo que tanto los árbitros como los instructores puedan realizar su trabajo
Es indudable que estas tres cosas se cumplen en el handball uruguayo, y aquí vemos los resultados.
Posteriormente, claro, así como comprendemos que los jugadores deben ir a Europa para mejorar, los árbitros también deben tener partidos fuera de su propio país para poder ir mejorando.
Allí sí, es fundamental el trabajo de las Comisiones Arbitrales del Continente y de la IHF.

Los países que tienen mayor nivel de juego y mayor cantidad de jugadores que Uruguay y sin embargo no tienen árbitros de nivel IHF, deberán analizar (a nivel de su directiva) en que están fallando, porque es seguro que NO están cumpliendo con uno (o con varios) de los requerimientos citados.

Estos países deberán invertir en el arbitraje, porque el mal nivel de arbitraje en la liga local suele bajar el nivel de sus seleccionados en las competencias internacionales.
Cuando inviertan en la formación, claro, no sería mala idea comenzar por los instructores locales.  
Eso los hará fuertes!