IHF y EHF deberán fijar postura (Antes de que la bomba les explote en la cara)

Sobre la necesidad de legislar sobre la participación de jugadores transgénero en el handball


Melbourne HC (Australia) ganó el Campeonato Femenino de Clubes de Australia y de Oceanía.
En Melbourne, juega Hannah Mouncey, atleta transgénero que, antes del cambio hormonal al que se sometiera, jugara el Mundial de Handball Masculino de España 2013.

Como te contamos en su momento, Hannah (de 1,90m y 100kg de peso).intentó jugar en la Liga Profesional Femenina de Fútbol Australiano (ese que se juega con pelota ovalada) y las autoridades de la liga se lo prohibieron debido a la enorme diferencia física que existía con las otras jugadoras.

  | Ver también: Lío en puerta: Jugadora transgénero que jugó mundial masculino, ahora integra selección nacional que jugará clasificatorio a mundial femenino

De acuerdo a los medios de aquel país, Hannah estaría entrenando ahora con la selección australiana femenina de handball y se prepara para jugar el Campeonato Asiático de Handball Femenino que permitiría a Australia clasificar al Mundial de Japón 2019 (necesitando terminar entre las cinco primeras de Asia para lograrlo).

Espacio de publicidad - El artículo continúa debajo

La prohibición en el fútbol australiano llegó porque en ese país imperan leyes que permiten la "discrimación por género en cuestiones deportivas si la fuerza o constitución física de las competidores fuera relevante".
¿Pero que pasa en el resto del mundo?

El Comité Olímpico Internacional (COI) autoriza la competición de atletas transgénero si sus niveles hormaonlaes se mantienen por debajo de ciertos límites, cosa que Hannah estaría cumpliendo.
¿El  COI aplica esto también a los deportes de contacto?

Parece necesario que la IHF comience a tratar el tema de los atletas transgénero en el handball, porque, por un lado, en deportes de extremo contacto como el nuestro el tema físico es relevante. Por otro, las acusaciones por discriminación no se harían esperar ante una prohibición antirreglamentaria y sin bases científicas sólidas. .
Hay tiempo para estudiar el tema.

Por lo pronto, la Comisión Médica de la IHF,  que debería ser la encargada de pronunciarse sobre estos asuntos (o, al menos, la encargada de analizar los aspectos hormonales que exige el COI), parece haber sido desmantelada por el Consejo de la IHF y. al igual que la Comisión de Desarrollo, no tiene integrantes (LINK)

.¿Y que pasaría si algún club europeo decidiera contratar a Hannah?
La EHF también debería empezar a analizar el tema... antes de que tengan que tomar una decisión precipitada y se pongan a los medios en contra,
Aquí, decidan lo que decidan, podría haber grandes críticas.
Mejor tratar el tema tanto de un punto de vista legal como deportivo, y con la suficiente antelación

Foto superior: Hannah Mouncey jugando fútbol australiano amateur antes de la prohibición que le impidiera pasar al profesionalismo.

Enlaces patrocinados