El que esté en contra de la IHF deberá levantar la mano. Ya no podrán quedar bien con todos absteniéndose en la votaciones

La decisión del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo Internacional) de dar por inválida la decisión IHF de dividir la Federación Panamericana en dos mitades, no ha dejado tranquila a la Federación Internacional que prepara varios cambios en sus estatutos para evitar qué situaciones similares vuelvan a ocurrir.

Estos cambios, claro, deberán ser aprobados en el próximo Congreso de la institución a realizarse en el mes de julio de 2019 en Gotemburgo, Suecia.

Si recordamos, una de las mayores críticas expresadas por la Federación Panamericana en el pasado Congreso IHF fue respecto a la cantidad de votos alcanzada por la mocion IHF que proponía la división Panamericana, habiendo claramente una discrepancia nunca aclarada entre el número total de directivos que firmaron la lista de asistencia y el total de directivos que, según la IHF, estaban habilitados para votar.

Y este "número total " es importante porque la reglamentación actual indica que para modificar los estatutos se requieren que los votos a favor de la moción superen las dos terceras partes de la cantidad de directivos presentes y con derecho a voto.

Con esta reglamentación, es evidente, una abstención en la votación termina siendo una manera diplomática de votar por el "NO".

Esto, pronto quedará en el pasado ya que la IHF quiere modificar sus estatutos para indicar que las abstenciones no serán tenidas en cuenta para saber si una moción se aprueba o no. Sólo los votos emitidos (Por el SÍ o por el NO) serán los que definirán la votación, pasando a requerirse ahora "dos terceras partes de los votos emitidos" para obtener la aprobación.

Espacio de publicidad - El artículo continúa debajo

Un simple ejemplo nos permite aclarar las diferencias entre los dos métodos de conteo.

Imaginemos:
  • 30 delegados presentes, 
  • 11 votan a favor de la moción, 
  • 4 votan en contra, y 
  • 15 se abstienen.

Con el método actual (requeridos dos tercios de los votos de los presentes), tenemos 11 sobre un total de 30 votos posibles: claramente, no se obtiene las dos terceras partes y la moción NO SE APRUEBA.

Con la nueva propuesta (requeridos dos tercios de los votos emitidos), tenemos 11 votos a favor sobre un total de 15 votos emitidos: se superan las dos terceras partes requeridas y la votación SE APRUEBA.

De esta manera, aquellos que quieran decirle no a la IHF deberán votar por el NO y no quedar bien con Dios y con el Diablo lavándose las manos absteniéndose de votar.

Los directivos siempre tendrán derecho de abstenerse. No obstante en caso de hacerlo y de aprobarse nuevo sistema, será como si no hubieran asistido a la reunión y su opinión (más bien, la falta de ella) ya no será tenida en cuenta.

Para probarse este cambio se necesitará superar las dos terceras partes del total de los directivos presentes el próximo Congreso de la IHFz porque esa será la reglamentación vigente al momento de la votación.

Enlaces patrocinados - El artículo continúa debajo